Aunque los cuentos popups para bebés no son duros ni resistentes, llaman mucho la atención de los niños a partir del año de edad. Hay que tener más cuidado para que no los rompan, pero son una herramienta maravillosa para captar la atención de nuestros hijos y fomentarles el amor por la lectura. Y recuerda: no le cuentes cuentos, ¡cántaselos!